Para disfrutar del contacto con la naturaleza, le invitamos a vivir una experiencia única entre la cordillera y los vinos, comenzando el recorrido en la Quebrada de Macul.
Allí podrá realizar cabalgatas que le conectarán con la flora y fauna nativa que habita en la zona. La visita continuará en la Viña Cousiño Macul, donde podrá conocer los viñedos, bodegas, salón ícono, museo y cava subterránea en compañía de una degustación que sólo la viña puede ofrecer. Posterior a esta actividad, tendrá la oportunidad de almorzar comida típica chilena en Espacio Abierto Cordillera o en el restaurante Mitribu. Para finalizar bien el día, la visita termina en Day Spa, un privilegiado lugar a los pies de la cordillera de los Andes, donde usted disfrutará del bienestar y el relax en su máximo esplendor.